Desborde lo que es bueno

Desborde lo que es bueno

Por admin

En una intersección muy conocida en Porto, se puede notar como un jardín que creció, se desbordó y decidió atravesar el muro, la calle y llegar al otro lado.

Y hablando de desbordamientos, necesitamos enfatizar en esto, porque no es natural en el ser humano abundar en virtudes.

Principalmente, las que conciernen a su prójimo, ¿no?

Entonces, para quien no quiere vivir atrofiado, sino desarrollarse como persona, vamos a algunas necesidades imperiosas a trabajar en uno mismo:

– Tengamos alegría que nos llene y contagie hasta a los más gruñones y antipáticos. Como un dulce perfume esparcido en el aire.

– Tengamos una fe que nos inflame e inflame a los que carecen de confianza en Dios.

– Seamos generosos para no pensar solo en nosotros y en los nuestros, y así, no retener a los afligidos.

– Tengamos amor para expandir nuestra alma y desbordarla, mucho más allá de la poesía, la música, las flores o los besos. Sino que desbordemos en respeto, tolerancia, bondad y fidelidad.

¡Ah! ¿Vamos a desbordar lo que es bueno?

Por Núbia Siqueira