3 COSAS DE LAS QUE DEBES LIBERARTE

3 COSAS DE LAS QUE DEBES LIBERARTE

Por admin

Hay tres causas principales que aprisionan al ser humano, entre otras. Sin embargo, sólo hay una forma de liberarse de todas ellas.

Una de las principales misiones del Señor Jesús, cuando vino a este mundo, era liberar a los seres humanos.

En una de sus primeras apariciones en las sinagogas, leyó el pasaje de Isaías que decía que Él había venido al mundo, entre otras cosas, para proclamar la libertad a los cautivos (Isaías 61).

Y cuando estaba entre los cautivos, dijo: «Si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres» (Juan 8:36). Porque muchos se creen libres, pero son cautivos. Es una falsa libertad. Él estaba, entre líneas, enseñando que había una libertad falsa y una libertad verdadera (que es la que Él da).

En su juventud, muchas personas dicen: «Hago lo que quiero y nadie me dice lo que tengo que hacer». Y en esta búsqueda de libertad, se convierten en esclavos de las adicciones, del sexo. Se convierten en esclavos de este estilo de vida. Dicen a sus padres: «Soy libre». Se convierten en esclavos de sus amigos, que les ofrecen drogas y cosas malas. Y se someten a la voluntad de sus amigos, porque han roto la comunicación con su familia y no pueden ser rechazados por sus amigos, de lo contrario tendrán que volver con sus padres. Esto es falsa libertad.
¿Qué aprisiona a los seres humanos? Veamos las tres situaciones principales de las que el Señor Jesús vino a liberarnos:

1) La sensación de libertad que te convierte en esclavo de tus deseos. Tu voluntad puede esclavizarte. Cuando sigues lo que quieres, te conviertes en esclavo. No sabemos querer. Queremos lo que es bueno, pero también queremos lo que es malo. Nuestra voluntad está en nuestra contra. Por ejemplo: quieres comer lo que es malo para ti. El médico dice que hay riesgo de diabetes, pero cuando ves la comida, no puedes resistirte. Nuestro deseo está en nuestra contra. Cuántas personas se enamoran de alguien que no tiene nada que ver con ellas (alguien que está casado o que no es una buena persona), pero siguen adelante. Saben que va a terminar mal, pero su corazón les dice que lo hagan y entran en la relación. Si quieres liberarte de tu voluntad, acude a Dios y dile: «Señor, que se haga tu voluntad y no la mía».

2) La religión. Desgraciadamente, la religión también esclaviza. Hablo de todas las religiones, porque fueron creadas por el hombre, que tiene la necesidad de creer (ya sea en la ciencia, en sí mismo, etc.). Y el diablo ha creado muchas religiones y esclaviza al ser humano con ellas. La gente antepone la religión a Dios. Y el Señor Jesús vino a liberarnos de esto. Cuando dijo que seríamos libres, el contexto es que estaba en un acalorado debate contra los religiosos de la época.

3) El Señor Jesús vino a liberarnos del pecado. Los seres humanos están programados para pecar. No es necesario enseñar a un niño a pecar. A la edad de 3 años, ya están mintiendo para engañar a mamá y papá y librarse de ser castigados por algo que sucedió. El pecado está en nuestro ADN. Si no te liberas, vivirás al servicio de tu pecado.

Y hay un plus: serás libre de Satanás, que tanto esclaviza a la humanidad.

Así que busca un encuentro con el Libertador, que es el Señor Jesús.

Blog Obispo Renato Cardoso