Si el tiempo es dinero, ¿cuánto crees que cuesta eso?

Si el tiempo es dinero, ¿cuánto crees que cuesta eso?

Por admin

El mundo está asociado con el valor. Muchos dicen que el tiempo es dinero. Trabajas un tiempo para que te paguen. Pagas una tarifa para ser revisado por el médico, una hora con un abogado te costará otra cantidad, y así sucesivamente. Todo tiene un precio. Todo lo que consumes, usas o tardas en producir tiene un costo. Por ejemplo, cuando compras alimentos listos para comer en el supermercado, estás adquiriendo la comodidad de no perder el tiempo criando la vaca o plantando la fruta.

Todo tiene un precio y ese precio está asociado al tiempo invertido y/o al tiempo que puede durar. Por eso hay movimientos para preservar el planeta, la tierra, el agua potable… Hay un movimiento para preservar estos recursos, ya que no durarán para siempre. Los científicos dicen que la Tierra tiene fecha de caducidad: un día se acabará. Por lo tanto, es necesario cuidarla. Entonces, sabemos el valor de las cosas físicas, pero ¿cuál es el valor de algo espiritual, que es eterno?

Nada dura para siempre excepto el alma. Jesús dijo que las personas pueden matar el cuerpo, pero no pueden matar el alma. El alma es eterna, como Dios. Entonces, es necesario entender que, independientemente de quién seas, tu alma no tiene precio, es el bien más preciado, ya que durará mientras exista. ¿Y qué haces con ese bien?

No caigas en el mito de que después de la muerte física todo termina. Esto contradice la Palabra de Dios. Eres mucho más que ese cuerpo y tienes la oportunidad de definir el destino de tu alma. El mundo trabaja para convencer a la gente de que no existe la eternidad y que la vida se devalúa. La gente piensa que todo es finito y deshonran sus vidas, pero Dios puso el valor correcto en tu alma al dar a su Hijo Jesús para salvarte.

¿Cuánto vale tu alma? El alma es tuya y tú decides qué hacer con ella.