¿Quieres tener éxito? Atiende el llamado de Dios

¿Quieres tener éxito? Atiende el llamado de Dios

Por admin

A pesar de ser un hombre próspero Abraham decidió obedecer el llamado de Dios.

Abraham no era cualquiera en su ciudad. Pero, a pesar de ser un hombre próspero, decidió obedecer el llamado de Dios, para experimentar cosas aún mayores y extraordinarias.

Actualmente, muchas personas quieren tener el mismo éxito, pero no le corresponden al Señor de la misma manera que Abraham. Ya que él fue capaz de decir «sí» a cada propuesta del Altísimo. Por eso, él se convirtió en un ejemplo a seguir para todos los que quieren vencer.

Proceso de crecimiento

«Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué» (Isaías 51:2).

El versículo anterior muestra las tres fases para que una persona crezca y haga la diferencia. Lee lo siguiente:

 

El llamado

Cuando el Señor llamó a Abraham dijo: «Vete de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tu padre y ve a la tierra que Yo te mostraré». En otras palabras: «Deja tu mundo y ven al mío. Deja a un lado tus tradiciones, cambia tu poco por lo mucho que tengo para darte».

 

La bendición

Pero, para llegar a esta fase, el Señor necesita una respuesta de la persona. Si ella dice «no», Él espera que, algún día, ella tenga fe para atender Su llamado. Si ella dice «sí», Él la bendice.

La persona se convierte en una bendición ambulante. Donde coloca los pies, los cielos se abren. A donde va, Dios la acompaña.

 

Multiplicación

Es un don, un poder, otorgado por el Altísimo, de hacer que lo poco se vuelva mucho. Él multiplica los clientes, las empresas, las ideas, etc.

Por eso, atiende el llamado de Dios y participa este lunes en la reunión de la Prosperidad con Dios.

Te esperamos en el Templo de la Fe: Av. San Martín N° 40 entre Bloque Dearmas y la estación del metro Artigas. O consulta la dirección de la Universal más cercana.