Tu mayor necesidad

Tu mayor necesidad

Por admin

Las personas religiosas tienen más dificultad para tomar buenas decisiones que las incrédulas que viven en este mundo. ¿Por qué? Porque ellas se consideran más merecedoras a causa de sus prácticas religiosas, y ahí está el gran engaño.

Ellas se sienten merecedoras porque son religiosas, pero su vida no concuerda con la fe que dicen tener. Siempre están buscando cosas, personas o favores de Dios que vengan al encuentro de sus necesidades, pero el Señor Jesús dice: «busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas» (Mateo 6:33).

Antes de que busques comida, ropa, casa, matrimonio, familia, empleo o cualquier otra cosa, es necesario buscar el Reino de Dios, porque si estás con tu alma en el Altar, Él va a dirigir tu vida. Por eso, es necesario recibir el Espíritu Santo, para que tengas conciencia de tus decisiones, y seas una persona equilibrada, prudente, que ejercita una fe inteligente.

Cuando resuelves tu problema interior, el problema de tu alma, también resuelves todos los demás. Es claro que no será de la noche a la mañana, pero, paulatinamente, Dios va añadiendo a tu vida los cambios que necesitas, de acuerdo con tu capacidad de asimilación y aceptación.

Hoy, ¿cuál es la mejor decisión de tu vida?, ¿tu matrimonio, profesión o el dinero?  Y ¿cuántos años tienes a futuro? Tú no lo sabes, porque no sabemos cuántos días, horas o minutos tendremos en el futuro, pero cuando tenemos el Espíritu de Dios, Él hace de nosotros una fuente.

Por lo tanto, cambia primero tu interior. La primera cosa es establecer dentro de ti el Espíritu Santo.