El aceite puro

El aceite puro

Por admin

Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas para el alumbrado, para que la lámpara arda continuamente.” Éxodo 27.20

¡Hoy no es diferente! Dios nos pide que Le presentemos el aceite puro. Este aceite puro simboliza nuestra vida, que no puede ser impura, contaminada por la malicia, por las malas costumbres que vienen de nuestra naturaleza humana o por el mundo. Este aceite puro es su ser en un todo, totalmente rendido, limpio; son sus primicias.

El aceite puro pasa por el proceso de prensar. Las aceitunas son pisadas; exprimidas hasta que salga el más puro aceite. Observa que, para presentar el más puro aceite todos los días, debe estar dispuesto a pasar por esa prensa que puede venir de diversas formas. La prensa es un proceso rígido y que tiene sus dolores.

Muchos incluso dicen que están dispuestos a pasar por ese proceso de “prensa”, pero al ser contrariados e incluso reprendidos – es cuando prueban claramente si, de hecho, están preparados. Lo que hemos presenciado en la Obra de Dios es que por cosas muy pequeñas, como el simple hecho de dejar de ser responsable de una determinada función en la Obra de Dios y otras situaciones, muchos se han dejado llevar por el egoísmo y la vanidad; y no se someten a la voluntad de Dios. Estos tienen una dificultad enorme de entender que esta Obra no pertenece a hombres, sino a Dios, Quien sabe muy bien cómo trabajar en cada uno de nosotros.

Sólo pasando por las pruebas tendré condiciones de mantener mi lámpara encendida continuamente por medio del aceite puro. Esta lámpara, que es mi interior, tendrá luz, que me guiará e iluminará.

Piense: ¿Nos hemos dejado “prensar” para presentar a Dios lo más puro que hay en nosotros? ¿o hemos sido resistentes y nos hemos dejado contaminar, ofreciendo a Dios un aceite impuro que no ha mantenido nuestra lámpara encendida?

Blog Viviane Freitas