¡Qué bueno que el Señor no responde todos nuestros pedidos!

¡Qué bueno que el Señor no responde todos nuestros pedidos!

Por admin

Qué bueno que el Señor no responde todos nuestros pedidos, porque la Palabra afirma que no sabemos ni siquiera pedir lo que nos conviene, para que cumplamos con Su Propósito.

Lea en Romanos 8:26-28:

«Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles; y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque Él intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito».

Si no fuera por el Espíritu Santo, que nos ayuda en nuestras debilidades e intercede a nuestro favor delante de Dios, estaríamos perdidos.

Por eso, Moisés, Elías y Jonás no murieron ni les quitaron el liderazgo de Israel. El Altísimo les respondió dándoles el auxilio para que cumplieran su deber hasta el fin.

El Señor usó a personas espirituales para que los ayudara a distribuir las responsabilidades de enseñar, cuidar y exhortar a Su pueblo.

Dios está usando personas a su alrededor para ayudarlo a cumplir Su misión. Por lo tanto, no se entre al desánimo ni desee morir, sino cumplir la misión, porque esta es más grande que los obstáculos.

¡Nos vemos en la IURD o en las nubes!

Obispo Júlio Freitas